20.4.10

Encuentros con la primavera

Rita, espíritu alterado por la primavera,
sin dejarme trabajar con la lana.
***
Rita, esprit troublé par le printemps,
ne me laisse pas travailler avec de la laine.


Asoman ya, algunas medio tímidas todavía,
las primeras hojas en los viñedos.
Pronto empezaremos a beber
vino blanco fresquito, dorado.
***
Les premières feuilles des vignobles
se montrent déjà,
quelques unes encore timidement.
Bientôt on commencera à boire
du vin blanc frais, doré.

La lavanda reina entre los arbustos.
Sólo el olor del romero en flor
le hace la competencia.
***
La lavande règne entre les arbustes.
Il n'y a que l'odeur du romarin en fleur
qui lui fait la concurrence.

Como en un sueño, aparecen estas vacas.
El becerro se esconde, pero yo sonrío.
***
Comme dans un rêve, ces vaches font son apparition.
Le p'tit veau se cache, mais moi je souris

Todo está vivo, hasta las cosas abandonadas.
Encontrarse con la primavera es un regalo.
***
Tout est vivant, même les choses abandonnées.
Se trouver avec le printemps c'est un cadeau.

7 comentarios:

  1. Definitivamente me mudo a tu primavera. La mía se obstina en la lluvia y en no dejarnos abandonar el jersey de lana...
    Maravillosas fotografías, como siempre. Besos en flor

    ResponderEliminar
  2. :)

    a mi la primavera també em senta bé!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre: es un placer andar por acá, Mariana... Me encantaron tus zapatillas turquesa y esa bici oxidada... ¡Divinas fotos!

    ResponderEliminar
  4. Amé la foto de las vacas, es súper bucólica, le falta el pastorcito con la flauta! Ojalá pudiera vivir en un lugar tan hermoso.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Trobar-se amb tu i el teu bloc sí que és un regal. Estimada, la teva mirada al món ens omple de joia. PEtons.

    ResponderEliminar
  6. Tout est vivant, même les choses abandonnées... c'est tellement vrai.
    Besos !

    ResponderEliminar
  7. esto de la bici es ultra wabi sabi :)
    si nena, a mi a veces lo del piso me pone mala, pero todo es cuestión de los ojos que le pones. viva el wabi sabi y la viejunidad!

    ResponderEliminar